Monsagro se engalana para celebrar la fiesta de Corpus Christi

Este cuarto domingo, del ya casi concluso mes de junio, la localidad de Monsagro, ha vestido sus mejores galas para celebrar la fiesta de Corpus Christi.

Un año más, las calles de la villa por las que discurre la procesión, se cubrieron de hojas, tomillos y flores para recibir al Santísimo Sacramento, todo un ancestral rito que, llegada la fecha de la bonanza climática, se repite de forma inveterada década tras década con la única variación de la ostensible merma en la asistencia de público, dada la galopante despoblación a la que se ve sometido el entorno rural y a la que, por tanto, no es ajeno Monsagro.

Aun así, la celebración del Corpus (antaño, la fecha en la que, los por entonces numerosos chiquillos tomaban la Primera Comunión) sigue celebrándose con los mismos patrones de la antigüedad, recorrido por las engalanadas calles decoradas para la ocasión, parada del Santísimo para honrar los altares erigidos en la puerta de los devotos vecinos, y vuelta al templo para recibir la bendición. Cómo no, se echa de menos, el que no haya ningún bebé a los pies de algunos de los altares para ser ofrecido y a la par ser bendecido, como es natural, la falta de personas jóvenes, conlleva este tipo de problemática, pero exceptuando ese par de detalles, la celebración, permanece inalterada.

Una vez más, y por segundo año consecutivo, Cristina Luis, se ha encargado de la decoración floral de la iglesia, iniciativa tomada motu proprio el pasado año, que tuvo una excelente acogida, y que en esta ocasión ha repetido, con los extraordinarios resultados que se aprecian en la fotografía.

Muchas gracias de nuevo Cristina, no solo por las horas de trabajo que conlleva la primorosa decoración, sino por el hecho de que, a pesar de lo ya mencionado (la tan cacareada despoblación, eso que ahora se ha dado en llamar, la España vaciada, porque parece ser que, queda más vistoso, políticamente hablando) resulta encomiable que gente joven, como es tu caso, dedique parte de su tiempo a restituir antiguas costumbres, de forma totalmente desinteresada, con el único propósito de contribuir, de aportar tu granito de arena, en la desigual carrera por tratar de evitar que se pierdan de forma definitiva, manifestaciones culturales ancestrales, independientemente, de las creencias o, no, que las mantuvieron vigentes hasta hace no tantos años.

Todo un ejemplo a seguir, y por tanto, un merecido reconocimiento desde esta plataforma de `Viva Mi Pueblo` que la Gaceta de Salamanca, nos brinda a las pequeñas poblaciones, para difundir nuestro legado. Gracias Cristina, a ti, y a quienes han estado a tu lado, colaborando en tan vistosa actividad. El resultado es, francamente espectacular.