El ‘Slalom villa de Monsagro’ todo un éxito a pesar de la amenaza climatológica.

La lluvia estuvo a punto de dar al traste con la prueba, pero afortunadamente pudo celebrarse.

El sábado 2 de noviembre, amaneció con pocas perspectivas de que la programada prueba de Slalom pudiera llevarse a cabo, aún así, la organización no cesó en los preparativos de la misma, teniendo por ello justa recompensa.

a medida que llegaba la hora – 15,00 – el cielo se iba despejando, tanto es así que llegado el momento, pudo iniciarse la carrera sin otros contratiempos que la siempre amenazante climatología.

La gran afluencia de público desde tempranas horas, vaticinaba el éxito conseguido, solamente el factor climatológico podía estropear la jornada.

Finalizada la carrera estos son los vencedores:

Ganador en la categoría I: turismos hasta 1600 cc, el nº 17, Portugal: Luis M Robeiro Fernández, a los mandos de un Peugeot 106.

Ganador en la categoría II: turismos de 1660 a 2000 cc, el nº24, Portugal: Joaquín F Gorra Morgado con un Ford Starter 2000.

Ganador en la categoría III: turismos de más de 2000 cc turbo y 4X4, el nº 6, ESC Plasencia: José Alberto Pereira Blanco con un Mitsubishi Lancer.

Ganador en la categoría IV: turismos de propulsión de cualquier cilindrada, el nº 1, AC Zamora: Oscar Brussi con un BMW.

Los premios a los esforzados ganadores, fueron entregados en la Plaza de Monsagro, por las autoridades locales y organizadores del evento.

Concluida la entrega de trofeos, para los que decidieron quedarse, la merienda-cena de confraternización, a la que por cierto, se apuntaron masivamente, no solo los del pueblo, si no, un gran número de visitantes.

Al final de la velada, aunque con ostensible merma en la concurrencia, la prometida «calbochá» en la Plaza de la localidad, se improvisó una fogata en la que se asaron castañas para deleite de los asistentes.

Todo un éxito de participación tanto deportiva – 28 coches de provincias limítrofes y del vecino país Portugal – como de espectadores, prueba que ha dejado con buen sabor de boca a todos sin excepción, participantes, organizadores, espectadores y Ayuntamiento de Monsagro, por lo que es fácil deducir que no será la última vez que la DSA 532 en el tramo comprendido entre Monsagro y la Cruz de la Rubia, se convierta en improvisado circuito de carreras. el representante del Automóvil Club de Zamora – organizador del evento – lo anunció al término de la entrega de trofeos, prometiendo buscar su ubicación en fechas de bonanza climática y, así mismo, el tratar de incluir la prueba en algún tipo de campeonato oficial.