El álamo de la Plaza de Monsagro, luce nuevo graderío.

Los denominados pasos del álamo, cuentan desde el pasado lunes con un nuevo revestimiento, a base de piedra de la zona.

El pasado lunes 21 de octubre, el álamo (olmo) de la Plaza de la villa salmantina de Monsagro, quedó por fin acicalado, con la incorporación de un chapado en cuarcita – piedra abundante en las pedrizas que rodean la localidad – que le aporta un aspecto mucho más acorde con el entorno en el que se encuentra ubicado.

El Ayuntamiento, por fin, ha podido abordar la renovación del inadecuado graderío, aprovechando además, para ampliar el hueco existente entre los pasos y el tronco, ya que debido al crecimiento del árbol, los pasos presentaban algunas grietas en el revocado de cemento, que sin duda, contribuían a dotarlo de un aspecto poco integrador.

La actuación del Consistorio, se ha extendido igualmente, a la colocación de un cerco de piedra en el árbol de la Plazuela del Campital, y al recrecimiento y consolidación del muro, del jardín dedicado a la vilolencia de género, inaugurado el pasado verano (20 de julio).

La Plaza, gracias al aporte de la nueva estructura en los pasos del álamo, ha ganado exponencialmente en cuanto a su visión estética, el revoque de cemento que los revestía hasta el lunes, le daba una aspecto de obra inconclusa, que gracias a Dios, a día de hoy ha quedado subsanado, y como puede apreciarse, la Plaza, ahora sí, luce en todo su esplendor.